Entradas

Plantar árboles de manera aleatoria es más efectivo que hacerlo agregadamente para recuperar ecosistemas

Plantar árboles de forma regular (en cuadrícula), e incluso de manera aleatoria, es más eficaz que hacerlo de manera espacialmente agregada (grupos de árboles en alta densidad), a la hora de favorecer la dispersión de semillas y proceder así a la restauración de hábitats.

Esta es una de las conclusiones de un estudio que ha sido publicado en la revista ‘Journal of Applied Ecology’, en el que ha participado el Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC).

Plantar árboles de forma regular (en cuadrícula), e incluso de manera aleatoria, es más eficaz que hacerlo de manera espacialmente agregada (grupos de árboles en alta densidad), a la hora de favorecer la dispersión de semillas y proceder así a la restauración de hábitats.

Esta es una de las conclusiones de un estudio que ha sido publicado en la revista ‘Journal of Applied Ecology’, en el que ha participado el Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC).

Cuando un ecosistema queda alterado, ya sea por un incendio forestal, por su uso agrícola o por la fragmentación del hábitat, es crucial restaurarlo con la mejor estrategia. La restauración se basa en plantar árboles y la posterior dispersión de semillas por mamíferos y aves, pero hasta ahora, se desconocía la forma más óptima de plantar árboles, que maximice la dispersión de semillas por animales.

“Pyrus bourgaeana”By Bourgaeana – Own work, CC BY-SA 3.0,

El investigador del CSIC en la Estación Biológica de Doñana y de la Universidad de Lisboa en el CEABN/InBIO, José María Fedriani, explica que para ilustrar la aproximación, los científicos utilizaron como modelo de estudio al piruétano ‘Pyrus bourgaeana’, una especie de peral dispersada por zorros rojos (‘Vulpes vulpes’) y tejones (‘Meles meles’) que coloniza hábitats alterados del Parque Nacional de Doñana (Huelva).

“En concreto, quisimos identificar las distribuciones espaciales y densidades de piruétanos plantados que maximizaran la llegada de semillas en hábitats alterados por la actividad humana”, señala el investigador.

Los resultados de simulación indicaron que plantar árboles de manera agregada fue menos eficiente en términos de llegada de semilla que hacerlo de forma regular o aleatoria. “Por ejemplo, plantar árboles agregados aumenta sólo entre un 7% y un 9% la llegada de semillas en comparación con el escenario base de no intervención, mientras que cuando los piruétanos fueron plantados regularmente dicho incremento fue de hasta un 40%”, asegura Fedriani.

“Duplicar el número de árboles plantados fue rentable para distribuciones regulares y aleatorias, pero no cuando los árboles fueron plantados de forma agregada –detalla el investigador–. Por ejemplo, si se duplica el número de árboles plantados regularmente, el aumento en el número de semillas que llegan al hábitat alterado es de un 12%, mientras que, curiosamente, no hubo ningún incremento en el caso de que los árboles fueran plantados de forma agregada”.

La elección de la distribución espacial y la densidad de árboles a ser plantados en hábitats alterados dependen de varios factores ecológicos y socioeconómicos, por lo que es una decisión compleja que requiere criterios científicos. La combinación de datos de campo a largo plazo y modelos de simulación basados en individuos tiene un gran potencial para guiar dichos esfuerzos de restauración en diversos hábitats alterados por la actividad humana.

Fuente: http://www.elperiodico.com