El ‘Hombre Bosque’ que salvó su isla

Un hombre indio ha dedicado su vida a salvar una isla en el río Brahmaputra (India), plantando un árbol durante casi 40 años.

La isla de Majuli, es una de las islas fluviales —masa de tierra en medio de un curso fluvial— más grande del mundo. Sin embargo, la fuerte erosión de la que es víctima desde hace décadas, ha provocado que su tamaño se haya reducido significativamente. Es por esa razón que uno de sus habitantes, decidió evitar la desaparición de la isla y transformó el desierto en un oasis.

Desde 1979, Jadav Payeng ha plantado un árbol cada día y se ha encargado de combatir el desgaste forestal como resultado de las inundaciones. Cada año durante la época de monzones, el río destruye viviendas y erosiona cientos de kilómetros de tierra.

Una reserva natural de la nada

Según relata Jadav, en un documental de National Geographic, cuando tenía 17 años encontró decenas de reptiles muertos en el banco de arena del río Brahmaputra por la falta de sombra. Para el chico la experiencia resultó muy impactante. Advirtió del asunto a los servicios oficiales, que le aconsejaron tratar de plantar bambú y le ayudaron dándole los plantones.

Fue desde entonces que inició su labor y continuó plantando y cuidando de los árboles por más de 37 años. Asegura que cuando los árboles crecieron, le era cada vez más difícil protegerlos. “La mayor amenaza eran los hombres. Ellos habrían destruido el bosque por fines económicos”, relata.

Hombre bosque

Desde 1979, Jadav Payeng ha plantado un árbol cada día.

La mayor amenaza eran los hombres. Ellos habrían destruido el bosque por fines económicos”, relata Jadav Payeng.

Es así como este humilde poblador creó un bosque entero de 1400 acres, casi dos veces mayor que el Parque Central de Manhattan (EE.UU.).

Esta reserva natural, llamada ‘Molai’ —según el apodo de Payeng—, no solo detuvo la terrible erosión, sino también se convirtió en un refugio para aves, rinocerontes, tigres, elefantes y otras especies.

Un solo hombre puede cambiar el mundo

Su historia le ha valido el reconocimiento de su país y ha servido para documentales y películas. Ha inspirado a muchos ambientalistas a seguir sus pasos, demostrando que un solo hombre puede cambiar el mundo.

En el 2014, el cortometraje ‘Forest Man’ (El Hombre Bosque) sobre su hazaña, ganó como mejor documental en el Festival de Cine de Cannes.

 

Fuente:http://www.hispantv.com
0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *